Now Reading
Para los jóvenes, las emociones son virus sociales altamente contagiosos

Para los jóvenes, las emociones son virus sociales altamente contagiosos

  • Set in 1987, the show picks up with a homeless orphan named Marcus.
  • Marcus’s arrival at Kings Dominion shakes everybody up.

Hay un creciente cuerpo de evidencia científica que muestra que nuestros estados mentales internos, incluidas nuestras emociones, también podrían ser socialmente transmisibles.


Por Jack Andrews – Editado por Lucy Foulkes – Vía: www.psyche.co

Cuando escuchamos la palabra ‘contagio’, nuestras mentes se sienten atraídas de inmediato por los virus y las bacterias que se propagan al toser y estornudar. Esta visión estrecha prioriza lo biológico, pero el contagio no es exclusivo de la propagación de microorganismos. Hay un creciente cuerpo de evidencia científica que muestra que nuestros estados mentales internos, incluidas nuestras emociones, también podrían ser socialmente transmisibles. 

Comprender la naturaleza y la dinámica de este contagio emocional es crucial para resaltar cómo las interacciones sociales podrían afectar nuestro bienestar. En mi campo de investigación, el desarrollo de los adolescentes, esta es una preocupación particular: aproximadamente el 75 por ciento de todas las afecciones de salud mental comienzan antes de los 24 años, y los adolescentes son especialmente sensibles a la influencia de los compañeros.

En 1948, los habitantes de Framingham, una ciudad de Massachusetts en los Estados Unidos, fueron reclutados para participar en un gran estudio. Inicialmente se creó para comprender mejor las causas de la enfermedad cardíaca. Sin embargo, décadas más tarde, dos investigadores notaron el potencial único y sin explotar de este conjunto de datos. Además de rastrear la enfermedad cardíaca, el estudio original también había recopilado información sobre los síntomas depresivos, como el bajo estado de ánimo y la desesperanza, y pidió a las personas que nombraran a sus amigos y familiares cercanos. Esto significó que, en 2012, los investigadores pudieron mapear la red social de toda la ciudad, para rastrear qué personas pasaban tiempo juntas, y luego examinar si los niveles de síntomas depresivos entre amigos estaban vinculados.

Utilizando modelos matemáticos sofisticados, demostraron que los habitantes de Framingham tenían más probabilidades de tener síntomas depresivos si un amigo cercano también. Sorprendentemente, este efecto se mantuvo en tres grados de separación, con un amigo deprimido de un amigo de un amigo que también aumenta las posibilidades de depresión. Curiosamente, no fue solo el mal humor lo que se agrupó entre los amigos: también se encontró el mismo patrón para los niveles de felicidad de las personas.

Lo que no podemos saber solo de estos hallazgos es si esto se debe a un verdadero contagio o simplemente a una homofilia, donde las personas similares se sienten atraídas entre sí, en primer lugar, un caso de ‘aves de una bandada de plumas’. Los investigadores investigaron esto mediante el seguimiento de los cambios de humor a lo largo del tiempo y finalmente descubrieron que tanto la depresión como la felicidad se extendieron como un contagio, incluso al explicar cuán similares eran los estados de ánimo de las personas al principio. Esto sugiere que su estado de ánimo realmente se ve afectado por quienes lo rodean.

Algunas investigaciones indican que este efecto es más fuerte para la felicidad que para el estado de ánimo bajo: un estudio en 2010 modeló la propagación del estado de ánimo durante varios años dentro de Framingham, y descubrió que el contagio del estado de ánimo positivo tenía un efecto mucho más duradero que el contagio del estado de ánimo negativo. Esto está en línea con la idea de la risa infecciosa: cuando vemos u oímos que alguien más se ríe, es mucho más probable que nos reímos. 

En otro estudio desde 2006, los investigadores pidieron a las personas que escucharan diferentes sonidos mientras estaban acostados en un escáner cerebral: algunos positivos, incluidas las risas, y otros negativos como los gritos. Ambos tipos de sonido hicieron que la región del cerebro responsable de mover los músculos de nuestras caras se active. Sin embargo, esta actividad fue mucho más fuerte para los sonidos positivos como la risa, lo que sugiere que estos son más contagiosos que los negativos.

El estado de ánimo también puede propagarse entre los adolescentes en la escuela. En un estudio de 2015, los investigadores encontraron que tanto la felicidad como los síntomas de la depresión pueden propagarse a través de las redes sociales de amigos de la escuela. Además, descubrieron que tener varios amigos que regularmente experimentaban un estado de ánimo positivo en realidad reducía el riesgo de que los adolescentes desarrollaran depresión. Para aquellos que ya están deprimidos, tener amigos felices aumentó la posibilidad de recuperarse en un período de seis a 12 meses.

El contagio emocional a esta edad no es sorprendente: en comparación con los adultos, los adolescentes encuentran que las emociones son más difíciles de controlar, y también tienen más probabilidades de ser influenciados por sus compañeros. Su susceptibilidad al contagio emocional refuerza el impacto que las amistades pueden tener en el bienestar mental. Fomentar las amistades de apoyo debe ser un enfoque clave para cualquier intervención dirigida a reducir la incidencia de depresión o bajo estado de ánimo en los jóvenes.


Ver o leer las expresiones de emociones de los demás nos prepara para sentir esas emociones nosotros mismos


En estos días, muchas de nuestras interacciones sociales ocurren a través de Internet, y nuestras redes sociales en línea también son sitios de contagio emocional. Considere un controvertido experimento a gran escala realizado en casi 700,000 usuarios de Facebook en 2014. Investigadores de Facebook y la Universidad de Cornell en Nueva York alteraron el contenido que los usuarios de Facebook vieron en sus noticias sin que ellos lo supieran (de ahí la controversia). Los individuos fueron seleccionados para ver menos publicaciones positivas o menos publicaciones negativas en su feed. Cuando las personas vieron menos publicaciones positivas de lo habitual, publicaron menos publicaciones positivas y más publicaciones negativas propias; Se encontró el patrón opuesto para las personas expuestas a menos publicaciones negativas de lo habitual.

A través del contagio en línea, los efectos de eventos físicos incluso se pueden transmitir a personas en lugares lejanos. En un estudio desde 2014 realizado en millones de usuarios de Facebook durante un período de tres años, los científicos de la Universidad de California, San Diego, de la Universidad de Yale y de Facebook exploraron cómo el clima afecta el tipo de contenido publicado. En días lluviosos, la cantidad de publicaciones positivas disminuyó y la cantidad de publicaciones negativas aumentó. 

Por sí solo, estos datos solo nos dicen que las personas publican más estados negativos durante el mal tiempo, un hallazgo sorprendente. Sin embargo, los investigadores descubrieron que la lluvia también afectaba la naturaleza de las publicaciones hechas por amigos en ciudades que no experimentaban lluvia. Por cada persona que vive en una ciudad afectada por la lluvia y que publica más negativamente, se ve afectada la expresión emocional de uno o dos amigos que viven en otro lugar. Quizás entonces, todos deberíamos sentirnos menos culpables por alcanzar ese botón de dejar de seguir.

See Also


Hablar con nuestros seres queridos sobre nuestros problemas puede ser útil, pero repasar un problema con otra persona puede generar ansiedad o un estado de ánimo bajo para ambos si nos centramos demasiado en los aspectos negativos.


Podría haber una serie de razones por las cuales nos afecta el estado de ánimo del otro. Una posibilidad es la activación: cuando ver o leer las expresiones de emociones de otros nos prepara para sentir esas emociones nosotros mismos. Esto puede ayudar con la conexión social, pero puede ser problemático cuando se trata de un estado de ánimo bajo. También es posible que usemos las respuestas emocionales de otros en ciertas situaciones para guiar nuestras propias respuestas, a través de un proceso llamado evaluación social: buscamos que otros comprendan cuál podría ser una forma apropiada de sentirse o comportarse.

Otra posible causa de contagio emocional es la co-rumiación. Esto ocurre cuando compartimos nuestros problemas o sentimientos difíciles con otra persona, sin encontrar una solución. Hablar con nuestros seres queridos sobre nuestros problemas puede ser útil, pero repasar un problema con otra persona puede generar ansiedad o un estado de ánimo bajo para ambos si nos centramos demasiado en los aspectos negativos.

Un sorprendente estudio de los Países Bajos en 2012 encontró que las emociones podrían incluso transmitirse a través del olor del sudor de otras personas. En este estudio de la Universidad de Utrecht, las mujeres fueron expuestas al sudor de los hombres que acababan de ver un clip de película aterrador o desagradable. Se les pidió a las mujeres que completaran una tarea en la computadora mientras sin saberlo olfatearon el sudor de los hombres, y los investigadores registraron sus expresiones faciales. Las mujeres expuestas al sudor de los hombres del grupo asustado tenían más probabilidades de abrir los ojos con una expresión temerosa, mientras que las que olían el sudor del grupo de disgusto tenían más probabilidades de arrugarse la cara con repulsión. Esto sugiere que la información sobre algunas emociones (miedo y asco) puede transmitirse, en parte, por la nariz.

El contagio es, sin duda, más que un fenómeno biológico. A diferencia de la propagación de virus, el contagio emocional no es necesariamente algo malo. Aunque algunos aspectos del estado de ánimo bajo pueden ser contagiosos, la felicidad también lo es, posiblemente aún más. Saber que el estado de ánimo puede afectar a grupos cercanos como este tiene implicaciones importantes sobre cómo nos comportamos. 

A nivel personal, esto podría afectar con quién queremos pasar tiempo. A mayor escala, podría alentar a los líderes y gerentes a modelar actitudes positivas y considerar el tipo de normas que se establecen entre sus equipos. Finalmente, el contagio emocional puede informar las intervenciones para apoyar el bienestar de las personas. Invertir en nuestras relaciones sociales positivas parece reducir nuestras propias posibilidades de desarrollar depresión y también podría tener un efecto ondulante positivo en nuestras redes sociales.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2022 Psicología y Familia - Todos los derechos reservados

Scroll To Top