Now Reading
4 trucos para conectar con tus hijos adolescentes

4 trucos para conectar con tus hijos adolescentes


Hay cosas que nadie te dice sobre la crianza de un hijo adolescente, también hay cosas que aprendes en el camino… cosas que son más importantes que cualquier otra. 


Por Becky Mansfield

A medida que mis cuatro hijos crecen, unos de ellos ya están en la adolescencia y otros que los siguen de cerca, he pensado en cómo puedo ser la mejor madre para ellos. 

He rezado para poder enseñarles lo que necesitan aprender antes de crecer. Me preocupan las cosas que debería haber hecho mejor a lo largo de los años. He esperado y rezado para que los criemos para que sean adultos amables, responsables y afectuosos.   

Si bien hay cosas que nadie te dice sobre la crianza de un hijo adolescente, también hay cosas que aprendes en el camino … cosas que aprendes son más importantes que cualquier otra cosa. 

Afortunadamente, siento que a medida que crecen, más aprendo. Como mis hijos mayores están ahora en sus primeros años de adolescencia, siento que los conozco mejor que nunca. 

Esas preocupaciones que todos tememos han llegado, pero resulta que yo no tenía necesidad de preocuparme después de todo. Descubrí que al trabajar duro en la crianza cuando son jóvenes, estamos cosechando las recompensas ahora que están creciendo.  

Los años de adolescencia tienen mala fama, ¿no? Nos preocupamos por ellos, y tememos lo peor, pero simplemente no tiene por qué ser así. Sí, es diferente … muy diferente, pero también es maravilloso. 

Puedes tener conversaciones reales con un adolescente. Puedes hablar sobre cosas que realmente importan, o puedes sentarte y hablar sobre cosas que no importan en absoluto.   

Creo que todas esas reglas y rutinas que implementamos cuando eran más jóvenes dan sus frutos durante esta etapa de sus vidas.  Algunas etapas fueron difíciles, pero ahora que nuestros niños se han convertido en hombres jóvenes, es como si el trabajo duro estuviera dando sus frutos.

1. Tus hijos adolescentes quieren que los escuches, cuando estén listos para hablar. 

Cuando estaba hablando con Miguel la otra noche, le dije: «Si tuvieras que elegir solo UNA cosa que te mantuviera cerca de los hijos mayores, durante estos años de adolescencia ¿qué sería?»   

Él dijo: “Los viajes hacia y desde el entrenamiento. Es cuando hablamos. 

Mi respuesta fue obvia: nuestras charlas nocturnas.  

Siento que cuanto más crecen nuestros hijos, más los conozco y más me conocen. Nuestro adolescente prefiere pasar el rato con nosotros que cualquier otra persona. Escogería un juego de mesa con sus padres antes que jugar un videojuego con sus amigos.  

¿Mi parte favorita? Siempre elige tener una conversación nocturna con su madre antes de quedarse despierto para ver una película o hacer cualquier otra cosa.      

2. Habla con tu hijo adolescente por la noche.

Pasa todas las noches. Después de meter a los pequeños en la cama, limpiar un poco la casa y preparar las cosas para el día siguiente, es casi la hora de que nuestros hijos mayores se vayan a la cama.   

Cuando les digo que es hora de acostarse, saben que deben ir a sus habitaciones y leer hasta que yo entre en su habitación. Comienzo con nuestro casi adolescente.  No es del todo un adolescente, pero casi.

Primero voy a su habitación y me siento en su cama.  Cuando estoy ahí, digo algo como «Qué más, ¿qué hay de nuevo?»   o «¿Qué hiciste hoy?» 

Sencillo.

Esa es su señal para hablar y mi señal para escuchar.

Es mi forma de decir: «Estoy aquí para escuchar y estoy lista para lo que me quieas contar».  

3. La clave es ser paciente, esperar y escuchar.   

Por lo general, toma un par de minutos comenzar.   Me preguntará qué hice o me contará un poco sobre su día, pero no tardará mucho en abrirse.

Durante los siguientes 30 minutos más o menos, él domina el 90% de la conversación, y yo escucho.  

Doy mucho «Me estás tomando el pelo» o «Eso es genial», intercalo algunas historias de cuando me pasó lo mismo, o comparto consejos si siento que es necesario. En su mayor parte, sin embargo, solo lo dejo hablar.

Este es también el momento en el que menciono esos temas incómodos de los que no quiere hablar.   Lo manejan mucho mejor cuando somos solo nosotros dos, y la posibilidad de que venga un hermano menor es extremadamente rara.  (Consejo: si puedes actuar como si estas cosas no fueran demasiado incómodas, no se retorcerá demasiado cuando te escuche mencionar el tema).

Cuando termino en su habitación, lo abrazo, le doy un beso, le recuerdo que ore y le doy las buenas noches.

Por lo general, lee unos minutos más mientras espera a que su padre entre y diga buenas noches.

Luego me dirijo a la habitación de nuestro adolescente  Voy a su habitación al final de la noche porque siempre es el último que queda despierto. 

Hago lo mismo con él … Me siento en la cama y me preparo para escuchar.

Durante los siguientes 30 minutos, le estoy prestando toda mi atención.  

Comienza a hablar … me dice mucho durante este tiempo.   También hace muchas preguntas y escucha mis historias sobre cosas similares. 

Aquí es cuando escucho acerca de sus amigos, sus intereses, sus preocupaciones … él me cuenta muchas cosas durante nuestras conversaciones nocturnas.

¿Por qué los adolescentes quieren estar despiertos hasta tarde? 

¿Sabías que hay una razón científica por la que tu hijo quiere quedarse despierto hasta tarde? SleepFoundation.org lo explica bien: “El sueño está regulado por dos sistemas corporales:  la homeostasis sueño / vigilia  y el  reloj biológico circadiano .   

See Also

Los cambios en este ritmo circadiano ocurren durante la adolescencia, cuando la mayoría de los adolescentes experimentan un retraso en la fase de sueño. Este cambio en el ritmo circadiano de los adolescentes hace que se sientan naturalmente alertas más tarde en la noche, lo que les dificulta conciliar el sueño antes de las 11:00 p.m.  

Nuestros hijos todavía se acuestan alrededor de las 9:00 entre semana y las 10:00 los fines de semana, pero no tienen que irse a dormir … pueden leer en la cama.  

¿Por qué debería quedarme despierto hasta tarde para hablar con mi hijo adolescente? 

Sé que estamos cansados ​​a la hora de dormir. Créeme. La cuestión es que no vas a recuperar esta oportunidad. Estas conversaciones nocturnas, sentada en su cama, solo escuchando. 

Conectando, vinculándose, entendiéndose unos a otros. Escuchar (y dar) respeto. Dar consejos a alguien dispuesto a escuchar, porque esperamos hasta que estén listos para escucharlos. Mostrarle que estás allí para escucharlo, apoyarlo y hablar con él.   
Mostrándoles que siempre tienen un lugar al que ir, una persona a la que ir, cuando lo necesitan.  

4. Nunca rendirse.

La moraleja de la historia es que todas las noches me lleva una hora acostar a estos dos niños. Estoy agotada. Quiero irme a la cama ya mismo. No siempre estoy interesada en el tema en cuestión (carros, películas, deportes). 

Así es como se construye la conexión y nos vinculamos.

Realmente creo que estas conversaciones nocturnas, cuando estoy agotada y ellos no lo están, es cuando la relación se desarrolla. 

¿Qué pasa si quiero acostarme antes que ellos? 

Hay noches en que estoy demasiado cansada para quedarme despierta hasta que se acuestan. Está bien. En esas noches, digo: “Me voy a la cama.   Si quieres que te acompañe un rato para que podamos hablar, debes acostarte ahora.  Puedes quedarte despierto y leer después de que me vaya. 

Hablar a altas horas de la noche es uno de sus momentos favoritos del día (si no es su favorito), y también es el mío.

Por supuesto, algunas noches simplemente no funciona, y eso está bien. Simplemente hacemos que funcione tan frecuentemente como podamos.  

Van a corresponder 

Si pasamos tiempo con nuestros hijos, si estamos involucrados en la vida de nuestros adolescentes, si los apoyamos, los escuchamos y les recordamos que estamos allí para ellos, ellos corresponderán.  

Sí, seguimos siendo los padres. Nuestros adolescentes todavía tienen reglas y límites.   Todavía tienen las mismas reglas de teléfono (no hay teléfonos en las habitaciones) Todavía tienen una hora para acostarse, incluso los fines de semana. Todavía tienen que preguntarme antes de comer algo.   
Todavía tienen la regla de que una vez que se acuesten, tienen que quedarse en la cama.

No es perfecto, pero funciona para nuestra familia.  

Al mismo tiempo, todos esos años de aplicación de las reglas y límites cuando eran más jóvenes y creían saber lo que era mejor, han valido la pena.     

Las conversaciones nocturnas con tu hijo adolescente son invaluables. 

Todo ese tiempo, sentarme en sus habitaciones a la hora de acostarse (desde el momento en que tenían la edad suficiente para hablar), solo para escucharlos, ha valido la pena.  

Cuanto mayores son nuestros hijos, más aprendo sobre ellos. Cuanto más crecemos como familia y como amigos. Cuanto más se acercan a mí y me piden consejo, sabiendo que voy a darlo, pero que también voy a escucharlos y entenderlos … o al menos saben que voy a intentarlo.   

Cuando los haya «levantado» en la forma en que desea que crezcan, lo seguirán haciendo. Ahora puedes cosechar los beneficios de ese arduo trabajo … y disfrutar de los adolescentes respetuosos que has criado. 

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2022 Psicología y Familia - Todos los derechos reservados

Scroll To Top